Childstories.org Logo
Menú
Childstories.org Logo
  • 1
  • Cuentos de
    hadas para niños
  • 2
  • Ordenados por
    tiempo de lectura
  • 3
  • Perfecto para
    leer en voz alta
Juan se casa
Grimm Märchen

Juan se casa - Cuento de hadas de los Hermanos Grimm

Tiempo de lectura para los niños: 4 min

Había una vez un joven campesino llamado Juan, a quien un primo suyo se empeñó en buscarle una mujer rica. Hizo poner a Juan detrás del horno bien caliente. Trajo luego un tarro con leche y una buena cantidad de pan blanco y, poniéndole en la mano una reluciente perra gorda recién acuñada, le dijo:

– Juan, no sueltes la perra gorda, y, en cuanto al pan, desmigájalo en la leche. Permanece sentado aquí sin moverte hasta que yo vuelva.

– Muy bien – respondió Juan; – todo lo haré como dices. El casamentero se puso unos pantalones remendados, llenos de piezas, se fue al pueblo vecino, a casa de un rico labrador que tenía una hija, y dijo a la muchacha:

– ¿No te gustaría casarte con mi primo Juan? Tendrías un marido bueno y diligente. Quedarías satisfecha. Preguntó entonces el padre, que era muy avaro:

– ¿Y cómo anda de dinero? ¿Tiene su pan que desmigajar?

– Amigo – respondióle el otro, – mi joven primo está bien calentito, tiene en la mano su buen dinerillo, y pan, no le falta. Y tampoco cuenta menos piezas – así llamaban a los campos y tierras parcelados – que yo – y, al decir esto, dióse un golpe en los remendados calzones. – Y si queréis tomaros la molestia de venir conmigo, en un momento podréis convencemos de que todo es tal como os digo. El viejo avaro no quiso perderse tan buena oportunidad, y dijo:

– Siendo así, nada tengo en contra del matrimonio. Celebróse la boda el día señalado, y cuando la desposada quiso salir a ver las propiedades de su marido, empezó Juan quitándose el traje dominguero y poniéndose la blusa remendada, pues dijo:

– Podría estropearme el vestido nuevo. Y se fueron los dos a la campiña, y cada vez que en el camino se veía dibujarse una viña o parcelarse campos o prados, Juan los señalaba con el dedo, mientras con la otra mano se daba un golpe en una de las piezas, grande o pequeña, con que estaba remendada su blusa, y decía:

– Esta pieza es mía, tesoro, mírala – significando que la mujer debía mirar no al campo, sino a su vestido, que era suyo.

– ¿Estuviste tú también en la boda?

– Sí que estuve, y vestido con todas mis galas. Mi sombrero era de nieve, pero salió el sol y lo fundió; mi traje era de telaraña, pero pasé entre unos espinos, que me lo rompieron; mis zapatos eran de cristal, pero al dar contra una piedra hicieron ¡clinc!, y se partieron en dos.

Lea otro cuento corto de hadas (5 min)

Información para el análisis científico


Estadísticas de cuentos de hadas
Valor
NúmeroKHM 84
Aarne-Thompson-Uther ÍndiceATU Typs 859B
Traducciones english deutsch
Índice de legibilidad de Björnsson33.9
Flesch-Reading-Ease Índice34.3
Flesch–Kincaid Grade-Level12
Gunning Fog Índice15.1
Coleman–Liau Índice9.7
SMOG Índice12
Índice de legibilidad automatizado6.6
Número de Caracteres2.333
Número de Letras1.796
Número de Sentencias27
Número de Palabras415
Promedio de Palabras por frase15,37
Palabras con más de 6 letras77
Porcentaje de palabras largas18.6%
Número de Sílabas770
Promedio de Sílabas por Palabra1,86
Palabras con tres Sílabas94
Porcentaje de palabras con tres sílabas22.7%

Fuentes de imagen: © Andrea Danti / Shutterstock

¿Preguntas, comentarios o informes de experiencias?

Los mejores cuentos de hadas

Copyright © 2022 - Todos los derechos reservados | Sobre nosotros | Protección de datosAccionado por childstories.org

Keine Internetverbindung


Sie sind nicht mit dem Internet verbunden. Bitte überprüfen Sie Ihre Netzwerkverbindung.


Versuchen Sie Folgendes:


  • 1. Prüfen Sie Ihr Netzwerkkabel, ihren Router oder Ihr Smartphone

  • 2. Aktivieren Sie ihre Mobile Daten -oder WLAN-Verbindung erneut

  • 3. Prüfen Sie das Signal an Ihrem Standort

  • 4. Führen Sie eine Netzwerkdiagnose durch